¡Basta de ataques al pueblo de Gaza!

498888_israel_bombardeos_hamas_gaza-41841

La persistente política colonial de Israel sobre el pueblo palestino ha dejado ya un tendal de muertos, desde civiles a niños, que llegó a su máxima expresión en el bombardeo de una escuela de la ONU. Los actos brutales y criminales sobre Gaza han demostrado que esta no es una “guerra”, sino una masacre, una cobarde invasión de uno de los ejércitos más poderosos del mundo, que no responde a “excesos” o “errores”, sino a un plan genocida realizado por un Estado terrorista.

El gobierno sionista de Netanyahu lleva adelante una campaña anti árabe en donde imprime el odio y el nacionalismo israelí entre la población judía, que, amplificada por los medios masivos de comunicación, sigue hoy con toda su fuerza.

Sin embargo, aunque ningún gobierno ni la ONU han tomado medidas concretas que afecten los intereses de Israel y lo obliguen a detenerse, el repudio popular a nivel internacional sigue creciendo. Las movilizaciones continúan y son de carácter masivo en los países árabes y en todo el mundo, en especial en la juventud.

Queremos compartir unas palabras que escribió una compañera de la Facultad de Psicología (UBA) de la Juventud del PTS que demuestra cómo la juventud empieza a levantar la cabeza ante este genocidio y no se deja llevar por el “sentido común” que quiere imprimir el imperialismo y el gobierno sionista:

“Tenía 6 años, o 7, y ya conocía, de principio a fin, el himno Israelí; tenía 8 años, y ya había escuchado hablar de Herzl, tantas veces, que perdí la cuenta; tenía 10 años, y la bandera azul y blanca, ya era parte del paisaje habitual que me rodeaba, presente en algún acto escolar, o en algún pasillo del club; tenía 11 años, y no había canción Sionista que no supiera; tenía 13 años, y ya podía recitar de memoria cada uno de los sentidos comunes instalados para defender la Nación Judía pese a todo.

Sin embargo, ese prolijo trabajo de adoctrinamiento, lento y gradual, se esfumo en un breve instante. En ese instante en que la realidad habló sola, golpeándome hasta lo más profundo, haciendo crujir cada uno de mis órganos, hasta estallar de bronca y dolor.

Tengo 21 años ahora, y estoy en contra del Estado de Israel. Tengo 21 años, y no hay himno, no hay bandera, ni estrategia justificativa, que me impida ver la masacre a la que es sometida el pueblo de Palestina.

NO hay guerra, hay un estado gendarme, racista y teocrático, que oprime a un pueblo; hay un ejército de ocupación permanente, que legalizo el uso de torturas, que fusila, y asesina familias enteras; hay más de 5 millones de palestinos que fueron arrancado de sus tierras originarias, y obligados a vivir en los campos de refugiados, a quienes se les niega el derecho a volver; hay más de 1 millón y medio, que vive en la franja de Gaza, un gueto a cielo abierto, bloqueado por tierra, mar y aire. Hay un país financiado por el Imperialismo, que usa mitos bíblicos, para sus objetivos descarados y escuetos, de colonización.

Lo mejor de la tradición Judía, de aquellos jóvenes que se levantaron contra el ejército fascista alemán, en Varsovia, allá por el 43; vive en la lucha del pueblo Palestino. No hay que dejarse engañar por las políticas reaccionarias del Estado de Israel. Y si lo hacen, y defienden lo indefendible, entonces no lo hagan en nombre de los asesinados en los campos de exterminio Nazi, sino en nombre de USA y la UE, porque los intereses que defienden, son los de la burguesía imperialista, que explota a lo largo y ancho del planeta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s